Saltar al contenido

Presentación

Cuando allá por la década de los 60 del pasado siglo los chavales del pueblo jugábamos entre los torreones y almenas del castillo de Nogales, algunos de nosotros nos preguntábamos intrigados qué manos habían colocado aquellas piedras, qué miedos se escondían tras aquella torre enorme o cuantos habían caído intentando escalar sus muros.

Nuestra mente infantil, incapaz de intuir siquiera una mínima parte de las múltiples huellas dejadas por el hombre a lo largo del tiempo, se dejaba llevar por la imaginación sin pensar que un día pudiéramos conocer, aunque solo fuera aproximádamente, los desvelos y los conflictos de aquella gente que vivieron en torno al castillo  de Nogales.

El tiempo y el proyecto de vida de cada uno de aquellos chavales nos fue alejando a unos de otros, en mi caso a muchos centenares de kilómetros del pueblo en que nací, pero nunca los suficientes como para perder el interés por encontrar respuestas a las preguntas que me hacía en aquellos años.

La aparición y la cercanía a Extremadura de las nuevas Universidades, la incorporación de nuevas generaciones a la investigación histórica con numerosos trabajos, algunos en forma de tesis doctoral, sobre aspectos de historia local; la facilidad de divulgación de esos trabajos mediante la publicación de artículos y libros; los variados recursos que ofrece la Red y, por último, la facilidad para hacer público el resultado final de cualquier trabajo, me han animado ahora, cercano a la setentena, a poner por escrito las respuestas que durante años he ido buscando en  los trabajos de investigación histórica que han caído en mis manos.

Es cierto que no he encontrado ninguna monografía dedicada a la villa de Nogales pero sí múltiples referencias en trabajos de investigación, de ámbito comarcal o regional, dedicados a las diferentes épocas históricas y centrados en aspectos diversos de la vida social y política del momento.

La finalidad de esta publicación no pretende ser académica ni científica, no me toca a mí hacerlo. Mi modesta pretensión no es más que ofrecer, a las viejas y nuevas generaciones que, al igual que yo, se preguntan sobre el pasado de Nogales, aquellas noticias históricas que encontré en publicaciones consideradas académicas y científicas.

Alcover, enero del 2020.

Página siguiente